febrero 23, 2011

Déjate llevar, de Candice Hern

Última novela de Las Viudas Alegres (al menos por el momento publicada), en la que nuestra protagonista necesita más que cualquier otra convertirse de una vez en una viuda alegre.

DÉJATE LLEVAR

Autor: Candice Hern
Editorial: Pandora
Serie: 3º Viudas Alegres
Género: Histórico
Nº de páginas: 275
Fecha de publicación: Abril de 2010
ISBN: 9788498005646


SINOPSIS

Viuda de un famoso obispo, Grace Marlowe está escandalizada e intrigada por las aventuras amorosas de sus amigas las Viudas Alegres. Pese a haber aceptado el pacto, no puede imaginarse entregándose a la pasión… hasta que el libertino más célebre de Londres pone los ojos en ella.
John Grayston, séptimo vizconde Rochdale, nunca ha rechazado una apuesta, sobre todo cuando ésta implica seducir a una mujer hermosa para llevársela a la cama. John está dispuesto a apostar su más preciada posesión a que no hay una sola mujer en toda Inglaterra que sea inmune a sus encantos. Pero cuando el objeto de la apuesta es la remilgada y decente Grace Marlowe, tiene que emplearse a fondo y echar mano de todo su atractivo seductor.
La inquebrantable virtud de Grace es puesta a prueba cuando el infame granuja muestra un inesperado interés en ella. Indignada, halagada, y reticentemente atraída, no tarda en empezar a sucumbir al hechizo del hombre que se oculta tras su escandalosa reputación, Rochdale, en cambio, se siente gozoso al descubrir la ardiente pasión que esconde la beata fachada de Grace. Pero cuando los corazones y las vidas se entremezclan en el juego, los verdaderos motivos de su seducción podrían echarlo todo a perder…


OPINIÓN

Tengo leído barias historias basadas en apuestas, más o menos decentes o indecentes, pero creo que esta es de las que más me ha gustado. No porque sea la típica historia divertida con enredos y situaciones cómicas cada dos páginas (que eso también cansa, al menos a mi), si no porque ambos personajes son más complejos y tienen más problemas de lo que pueda parecer a simple vista.
Grace es viuda desde hace tres años; y nada más y nada menos que viuda de un importante obispo, de esos que te cuentan historias de que hasta respirar es pecado y que las mujeres son débiles de voluntad por naturaleza (un encanto de hombre vamos…). Como Grace es hija de un sacerdote y se casó muy joven, termina por creer a pies juntillas todo cuanto le dice su marido, y por convertirse en una mujer dócil y complaciente con todo lo que ordena y manda su marido (aaaaménnn…). Algunos la tachan de estirada, sosa, demasiado decorosa o incluso fría. Pero en el fondo no es nada de eso; simplemente no sabe vivir la vida.
Y para aprenderle a vivir entra en escena lord John Grayston, vizconde de Rochdale, que es el tipo con la peor reputación de todo Londres, con fama de vividor escandaloso, jugador empedernido, mujeriego sin remedio… (lo más típico de las novelas históricas). A Rochdale le proponen una apuesta: llevarse a la cama a la mujer más difícil de todo Londres (nuestra Grace) para ganar un excelente caballo, si pierde, tendrá que entregar al otro apostante su mejor yegua (cosas de hombres…).
La portada en inglés no cambia nada
Rochdale es todo lo contrario que Grace, y todo lo que ella odia en un hombre, por lo en un principio no se llevarán muy bien. Pero la cosa va cambiando una vez que Rochdale se da cuenta de que Grace ha vivido un matrimonio gris y sin ningún tipo de pasión (¡no por Dios, que para el obispo era pecado!). Le empieza a mostrar mil maneras más de vivir, mucho más emocionantes, con lo que va consiguiendo que la fachada de mujer respetable y perfectamente virtuosa se vaya resquebrajando.
Grace, a su vez, va descubriendo que muchas de las historias que se cuentan de John no son del todo ciertas, que siempre hay una segunda versión de la historia, pero que él no se molesta en desmentir nada porque prefiere tener esa pésima reputación ante el mundo. Descubre que una vez fue un chico estudioso, con buenos amigos y grandes sueños y principios, pero que por circunstancias de la vida terminó convirtiéndose en el hombre que es en ese momento. Intenta salvarlo (como no…), pero John le deja claro que no hay nada que salvar, que le gusta ser como es y que no piensa cambiar (al menos no del todo).
Me gusta esta historia por dos grandes razones. En primer lugar, porque se muestra de una forma bastante clara como las mujeres de esa época vivían totalmente reprimidas en todos los sentidos por culpa de sus maridos y familiares; e incluso cuando se convertían en respetables viudas (situación que debería reportarles cierta libertad), seguían estando presas porque debían honrar con sus actos las memorias de sus esposos muertos. Nuestra Grace jamás gozó de un matrimonio normal, la convirtieron en una muñequita manejable al antojo de su marido; hombre que consideraba que las mujeres no podían disfrutar del sexo porque era pecaminoso para ellas (¡a ese sí que le daba yo con toda la Biblia en la cabeza!). Menos mal que conoció al diablillo de John que se las sabe todas…
En segundo lugar, es agradable ver como John se reforma solo lo justo para ser una buena pareja para Grace (pero solo lo justito). Para mí no resulta creíble que de la noche a la mañana un protagonista que antes era el diablo en persona, pase a ser un corderillo fiel y bondadoso con todo el mundo. John no es así; sigue teniendo su fuerte temperamento, con sus insinuaciones, con sus apuestas y pasando olímpicamente de lo que la gente diga. Es como tiene que ser, porque si cambiase del todo, perdería su encanto.
En resumidas cuentas, es una buena historia, con personajes ya conocidos de las anteriores novelas, escenas divertidas, apasionadas, dulces, grandes discusiones, y por supuesto con una viuda alegre, la más alegre y merecedora de ese título que todas las demás. NOTA: Un 7,5. 

Por curiosidad… ¿Qué pensáis de los libertinos de las novelas que se reforman por completo de la noche a la mañana y se hacen unos santos varones?

12 Terroncitos de azúcar:

Leyna dijo...

Por un lado pienso que es un poco inverosímil que una persona cambie tan drásticamente de la noche a la mañana, pero por otro, creo que por amor se hacen grandes cosas, y cuando te enamoras dejas de querer estar con otras personas ^^

¡Un besote! =)

Cristina dijo...

Hola guapa,
Tengo ganas de comprarme muchos libros :S
Como siempre tus posts muy elaborados, me encantan ;)
Un beso,
Cristina
http://blog-andcoffee.blogspot.com/

Dácil dijo...

Solo me he leído el primero de la serie y me gusto mucho. Veo que sigue el ritmo así que a ver si me animo pronto a continuarla.
Un beso!!

Cristina dijo...

Hola guapa!
Por ahora a París no me voy, abren el vuelo A Coruña-París en verano, pero qué ganas que sea verano jeje.
Yo también soy de sacar miles de fotos! :)
Buen finde!
Un beso!

ladymaria dijo...

Habrá que verla, en el papel de Carrie,haber que tal se le da.
Un saludo

Tere dijo...

Dama!! mil gracias por comentar, me alegra que te guste el look y el colgante!
el titulo del libro me encanta, ya de por si me dice todoo! el dejarse llevar... precioso me parece!

besitos y feliz semana!

ladymaria dijo...

Y yo, je je se lo merecian los dos Natalie y Colin.
Un saludo

Dama Blanca dijo...

Hola Leyna!
No podría estar más deacuerdo contigo. Por amor se hacen las mayores locuras y también los mayores cambios, ya sean para bien o para mal.
El amor y la fe mueven montañas.
Besitos!


Hola Cristina!
Pues ya sabes, cómpratelos y te los llevas a París por si te aburres en el avión jeje.
Besitos guapa!


Hola Ladymaria!
Respecto al papel de Carrie, creo que puede hacer un gran trabajo, ya se verá.
Sobre los Oscar, estoy deacuerdo contigo, son dos Oscar muy bien merecidos.
Besitos!


Hola Tere!
Me da a mi que tú eres de las que se deja llevar... pero por las compras! jeje
Siempre estás monísimas en los looks, mis felicitaciones.
Besitos linda!

Soycazadoradesombrasylibros dijo...

Hola guapisima¡¡¡¡por fin me puedo pasar a verte¡¡
Los libertinos en el fondo no lo son^^y quieren buscar el amor que les convierta en santos varones

Dama Blanca dijo...

Hola María!
Es una interesante teoría. Y si es cierta... ¡¡Yo quiero un libertino de eses!! ^_^
Ponga un libertino reformado y falto de amor en su vida!! jaja
Besitos reina!

Lujo dijo...

Dama,
Ay, ay, ayyyyy el tema que tocas con los libertinos. Ambas conocemos a una que no los soporta. ;) ;P

Me llama la atención tu preferencia por este libro y en destacarlo de otros sobre la temática.
Paso a anotarlo en la agenda pues el dato es curioso.
Muy buenas tus acotaciones!
Abrazotes!

Dama Blanca dijo...

Hola Lujito!
Si, vamos, esa que tú y yo sabemos pierde el traserillo por ellos jaja.
Lo destaco porque el protagonista, en el fondo, nunca ha sido un libertino, solo es una fachada que ha perfeccionado con los años y que ya no recuerda cómo es vivir de otra manera. Peeeeero, sigue siendo un encanto a su manera ^_^
Besitos!

Publicar un comentario

Los que más cotillean por el Salón

Conseguir este widget

Visitantes del blog