septiembre 09, 2009

"Casi una princesa", de Laura Lee Guhrke


Laura Lee Guhrke
Editorial: Grupo Planeta, Esencia / Febrero 2009
ISBN: 978-84-08-08351-1
Género: Histórico
Serie: 4º- Seducción - Guhrke

Título original: She's No Princess
Editorial original: Avon / Junio 2006
ISBN original: 0-06-077474-6

Finalista como Mejor Novela Corta Histórica en los RITA 2007



SINOPSIS:

La ilegítima hija de un príncipe y una conocida cortesana, Lucia, ha pasado la mayor parte de su vida recluida en internados y conventos, pero eso no ha conseguido impedir que haya causado un escándalo tras otro. Por esta razón, su exasperado padre de sangre real ha tomado una drástica decisión: casarla lo antes posible. Y Sir Ian Moore, el más correcto miembro del cuerpo diplomático de Gran Bretaña, es el hombre adecuado para ayudarla a escoger al prometido perfecto.

La diplomacia, y no la búsqueda de parejas, es el auténtico talento de Ian, así que jura encontrarle a Lucia un marido tan pronto como le sea posible para poder terminar con esa engorrosa misión y volver a sus quehaceres diarios. Pero, a pesar de los innumerables e importantes candidatos ansiosos por ocupar tal puesto, ninguno de ellos es digno rival para el espíritu salvaje de Lucia.

Y mientras más tiempo pasa Ian con esa belleza italiana, más renuente es a encontrarle un prometido.

¿Puede ser el marido perfecto para Lucia el hombre cuya misión es precisamente encontrarle un buen novio?


OPINIÓN:

Esta autora se ha convertido en una de mis preferidas; donde algunos dirían que sus historias son monótonas y predecibles yo digo que son sencillas, agradables de leer y sin artificios. Puede que no nos deparen grandes sorpresas, pero a mí, por el momento, tampoco me han dado demasiadas decepciones, que es más de lo que puedo decir de otras autoras. Y "Casi una princesa" no es una excepción en todo esto. En esta crítica no pienso extenderme demasiado, ya que la mayoría de las cosas que puedo decir son buenas y no quiero repetirme. Como decía, esta novela es agradable a la hora de leerla, me hizo soñar y olvidarme con facilidad de que toda esta historia en realidad no estaba ocurriendo. Creo que esta historia podría pasar perfectamente por una de esas películas de Disney llena de princesas y príncipes enamorados que hacen lo imposible por ser felices uno al lado del otro.

La princesa en este caso es una jovencita llamada Lucia, con un temperamento explosivo que, según la propia protagonista, es muy italiano. En realidad si que es princesa, pero no reconocida, ya que es la hija bastarda de un príncipe italiano, que siempre la ha escondido por vergüenza. Apasionada como solo los mediterráneos saben serlo, se rebela una y otra vez contra las órdenes de su padre. Divertida, inteligente, hermosa... todos éstos atributos hacen que los hombres caigan a sus pies sin esfuerzo alguno, pero ninguno es lo que ella desea en un hombre; alguien que le acelere el corazón tan solo con su presencia, que sea apasionado y sea inteligente, y porque no, agradable a la vista. Pero ninguno de los hombres con los que se cruza en Inglaterra reúne todas esas cualidades; ninguno salvo uno al que no parecen afectarle en absoluto los encantos de Lucia ni tampoco sus esfuerzos por derribar sus muros de hielo.

El príncipe de hielo al que Lucia no consigue encandilar ni seducir no es otro que el correcto y serio diplomático Ian Moore. Vive por y para su trabajo, y jamás permite que nada ni nadie altere el orden que reina en su vida. La primera impresión que da a cualquiera es la de un hombre frío con unos ojos de hielo en los que nunca se refleja emoción alguna. Pero por mucho que trate de ocultarlo, Lucia lo desconcierta y altera desde el primer momento, hasta tal punto que, sigilosamente, esa muchachita consigue meterse bajo su piel poco a poco y fundir el hielo del que se rodea. Lucia hace que su bien escondida pasión despierte por completo, dejándolo confuso e incluso avergonzado cuando olvida las buenas formas y el decoro y se convierte en un hombre de carne y hueso, con sus deseos y pasiones, un hombre imperfecto pero humano.

Ambos se enamoran el uno del otro sin a penas darse cuenta. Tratan de mentirse a sí mismos y también a los demás con respecto a lo que sienten, pero no lo consiguen. Y si no fuese por uno de esos escasos arrebatos que Ian se permite, jamás ninguno habría encontrado la felicidad, pues están hechos el uno para el otro; lo que a uno le falta el otro lo compensa, son el complemento perfecto para cada uno. Ella le enseña a vivir, a apreciar los placeres y diversiones de la vida, a sonreír y a ser feliz, lo saca de su vida gris y encorsetada. Él le aporta serenidad y estabilidad donde antes solo había locura y necesidad constante de "portarse mal" para contradecir a su padre, es la voz de su conciencia pero sin llegar a apagar su espíritu libre y apasionado.

Desde el principio sabes que en todas las novelas de esta autora habrá un final feliz, puede que resulte predecible a ojos de mucho (como ya he dicho antes), pero tiene algo que engancha, que hace que sus historias sean más creíbles que otras muchas; en definitiva, sus historias hacen que te enamores de los personajes y que vuelvas a creer en el romanticismo, aunque tengas que esperar hasta el último momento a que un frío ingles deje de ser tan condenadamente honorable y decente.

Creo que se merecería un 8, pero no es el mejor libro de la colección (al menos a mis ojos), así que mi nota es de un bien merecido 7.

6 Terroncitos de azúcar:

LadyMarian dijo...

Hola Dama Blanca!
Estoy de acuerdo con tus comentarios. Yo también le puse 7 en mi crítica. Es un libro agradable pero no es el mejor de la serie. Sin embargo, en medio de tantas autoras mediocres, agradable ya es mucho.
Los que más me gustaron de esta serie son "En el lecho del deseo" y "Todos sus besos".
Besos

Dama Blanca dijo...

Hola Lady!
Estoy de acuerdo contigo, no es le mejor, pero que te guste y no sea un plomazo de leer ya es mucho. Para mí el mejo es "Todos sus besos"; hay gente que no lo soporta porque piensa que Dylan es idiota y que su hija es irritante, pero yo siempre digo que esta clase de personajes hay que tomársela con humor. A mi Dylan me encanta!! :P

Besotes preciosa y tómate un té a mi salud!!

Maria dijo...

hola!!!

Por una vez no soy el espiritu de la contradiccion,esta novela me encanto.Su sencillez y fluidez me engancho con sus paginas.Creo que es de momento la unica novela de Laura Lee Gurcke al q le he puesto una buena puntuacion jajaja.....Fui a mi blog a recordarlo y vi q le puse un 8,5 wowwww

Un besote.

Dama Blanca dijo...

Hola Maria!
Pues si, es una novela sencilla pero bien escrita que, por lo menos a mí, no me aburrió en ningún momento. A veces las autoras quieren liar tanto las cosas que lo estropean todo; las novelas de L.L.Guhrke son la prueba de que no hace falta tanta complicación para ser dignas de todas las estanterías.

Besotes y me alegro de que te gustase la novela!!

Lujo dijo...

Hola Dama Blanca,
Mi niña, después de leer tu estupenda crítica, haberme paseado por tu antiguo blog y éste.....He decidido que si un día necesito ayuda para elegir libros sé donde tengo que acudir.
Te advierto que vendré haciendo pucheros y carita de niña buena ;P
Tengo la sensación que un libro "normal" puede ser "muy bueno" según el estado de ánimo. (Disculpa si divago yo solita) ;)

Felicidades por esta entrada!!
Abrazotes enormes y muy buen finde!!

Dama Blanca dijo...

Hola Lu!
Pues si, la impresión y valoración que le des a algunos libros depende mucho de tu estado de ánimo. Aunque la verdad, los libros de esta mujer, no suelen defraudar a mucha gente; son muy constantes. Y ya sabes que puede pedir todo cuanto quieras; en este saloncito estamos para ayudar y entretener ;)

Disfruta de lo que queda de fin de semana!
Besotes preciosa!

Publicar un comentario en la entrada

Los que más cotillean por el Salón

Conseguir este widget

Visitantes del blog